19.2.17

Tabby.

Ayer quise dormir, descansar un poco y ver si de pronto, sólo tal vez el sueño volvía a ser más fuerte que yo y me despertaba doce horas después. Luego de leer un capítulo más y de cerrar los ojos más de una vez sentí que era necesario dormir, no entiendo por qué cuando ya estoy en la cama el sueño desaparece. No entiendo.

Así como tampoco entiendo por qué al cerrar los ojos y tratar de dormir la primera imagen que se vino a la cabeza fue ver a Tabby muerta en mis manos cuando la saqué de la bolsa en donde la habías metido para luego enterrarla en el hueco que hice en la tierra y me dí cuenta que tenía sangre seca en uno de sus oiditos, cuando haberla llorado por una hora no había sido suficiente y ver la sangre y sentir su cuerpo inerte me derrumbaron más y me hicieron sentir poca cosa. Miserable, si se me permite la palabra.

Ese día leí en "It feels so good when I stop." que hay días que parecen de picnic, maravillosos, pero que intuitivamente sabes que algo saldrá mal. Ese día leyendo ese párrafo (y releyéndolo, porque resonó mucho en mí) no pensé que todo fuera a salir tan mal. Tan así.

Ese día murió Tabby. Ese día murió un pedazo grande de mi amor por ti también, porque aunque ese día entendí que podía confiar en ti al 1000% pues no habría nada en el mundo que me ocultaras (ni el hecho de haber matado a mi gata), ese día no sé por qué no quise entender que estabas dispuesto a hacerme daño. Que eras capaz y si era necesario, lo harías.

Ese día mataste a Tabby y decidí, una vez más, sentirte lástima y decir pobrecito tú, "tuviste que hacerlo porque no te puedes controlar". Ese día me mataste a mí también. Pero hasta ahora me doy cuenta.

Espero estar sacándote de mi sistema de una vez por todas. Ya no quiero más imágenes como esa en mi cabeza. Y no quiero llenarme de rabia y sentir que dejé y te permití tener tanto poder en mí, que me manipularas tanto, que te permitiera matar a esa cosita hermosa que me acompañaba todo el tiempo mientras escribía mi tesis y te permitiera matar tantas cosas de mí misma. Ojalá no me hayas jodido tanto la vida. Y ahora tengo miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario es muy importante para nosotros, por favor déjelo después de estos puntos: