18.12.15

Es justo y putamente necesario.

Cuando decidí abrirle mi corazón a Sexy y ella decidió decirme barrabosadas por teléfono y en el aeropuerto de Bogotá, recuerdo que ya iba preparada a decirle adiós. Creo que ver a mi mamá sufrir inútilmente por mi papá me enseñó que no hay nada más patético que saber que las cosas no van a cambiar y aún así mantenerse ahí, para darle fuerza al rencor y la amargura.

No, yo no quería que Sexy jugara conmigo y me dijera cuantas cosas quisiera. Sabía desde entonces que yo no quería una relación basada en eso, mucho menos en el miedo porque god, sentía mucho miedo de Sexy. En fin, cuando aguanté sentirme humillada allá le entregué un papelito que decía estas líneas de una canción: "And then there's that saying that if you love something you have got to set it free..." y algo así como que la acompañaba a tomar el avión con la confianza de que también volaría junto con el amor que le tenía (y miedo) y que no quería volver a verla, ni volver a hablarle en su regreso a Bogotá. Ese era mi adiós definitivo. Claramente no le escribí el resto de la canción de The Jealous Girlfriends que va así:

"... but if it comes back then you are just
you're as broke as can be"

Por supueeesto que para aquella época creí la última parte y me volví mierda a su regreso. Pero ese no es el punto. El punto es que desde aquel día entendí que, si realmente amas algo, debes dejarlo ser libre. A Sexy no la dejé ser libre, porque todo lo que pensé que sentía por ella era amor, y pues no. Cada vez que veo ese tipo de frases no dejo de pensar en ella y en lo mucho que aprendí sobre lo que es el Amor, el Miedo y el Apego. Por lo menos mi experiencia personal de ello.

Este año también lo aprendí, y no fue fácil pero sí muy satisfactorio. Valieron todas las lágrimas a pesar de que venían de un lugar en donde me sentí la víctima, pobrecita yo. Este año lo estoy aprendiendo con mi novio, con el que ya cumplo tres años y medio de noviazgo. Este año cuando sentí que el mundo se me venía abajo con tesis y novio interesado en otra, entendí que estaba en un lugar que se podría llamar todo menos Amor. Y creo que sentir que no estás amando a la persona que crees amar, pues sí, duele, te desubica. Sobretodo por aquellas creencias con las que hemos (he) crecido, "si duele, es Amor puro, es porque de verdad l@ quieres" como si fuera No pain, no gain o alguna mierda así. 

Y nuevamente llegué a ese lugar donde no lo entiendo realmente, sólo lo siento real. Siento lo que es amarlo desde este lugar de libertad, donde no soy su propiedad y él no es mío. Porque sí, fue una lección de parte y parte. No fue fácil para él verme partir hacia la Maga, no fue fácil sentir ese miedo, pero gracias a esa experiencia aprendimos a vivir en esa libertad. Y sé que no se trata de hablar con tu pareja y decirle: "HEY, VIVAMOS UNA RELACIÓN ABIERTA, NO EXCLUSIVA, SEAMOS POLIAMOROSOS, BLA, BLA, BLA". Se trata de mirar hacia adentro y revisar bajo qué creencias estamos viviendo nuestras relaciones (sí, todas, mamá, papá, hermanos, abuelos, novios, novias, mozos), qué nos limita a sentir que el amor que siento por X o Y persona no tiene absolutamente nada que ver con esa persona, sino que es mi experiencia personal que puedo vivir independientemente de la existencia o coexitencia del otro.

A veces creo que el problema es olvidar que somor Amor. Que no hay nada que yo no pueda experimentar del Amor si ese otro no está. ¡Pero claro que sí! Y ese nuevo sentir también me ha ayudado a soltar a la Maga. A amarla de verdad para dejarla ir, por fin. Es justo y putamente necesario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario es muy importante para nosotros, por favor déjelo después de estos puntos: