14.11.16

Libre.

Éste no era el próximo post que tenía en mente. Pero necesito escribir, necesito reencontrarme en este espacio mientras mi cabeza piensa millones de cosas y mis dedos tratan de agarrar las ideas lo más rápido que pueden sobre el teclado.

Necesito un abrazo, uno bueno, uno de verdad, uno que no sea por lástima, uno que no sea por obligación. Necesito un abrazo para sentir que me puedo desahogar, no para sentir seguridad, ni para sentir que "todo estará bien". Eso, eso ya lo sé. Todo está bien, siempre en la puta vida.

Creo que mi yo de hace un año, de hace exactamente un año vendría acá, ahora mismo y me cachetearía. Fuerte, tan fuerte que nos dolería a las tres. Mi yo del pasado, presente y futuro. Me preguntaría: ¿por qué putas te sientes así? No seas ridícula, no seas estúpida. ¿Acaso te crees esta película? 

Y mi yo del ahora mira hacia la pared, a esos dos papeles que escribí un sábado y decidí pegar para recordarme que debo fluir con la vida, fácil, poderosamente, que debo dejar de crear resistencias y problemas. Ser responsable y responder por mi elección y mi construcción.

En fin. Reconozco este nudo en el pecho, porque no se ha ido, porque sigue siendo el mismo, porque se transforma pero no deja de ser, no deja de existir. Y no dejará de hacerlo hasta que yo no lo acepte, embrace it.

Por miedo estoy perdiendo, cada día. Y aún me niego a creer que perder está bien, está perfecto. Aligera la carga, me hace más libre. Necesito perder tanto como sea posible, tanto que ya no tenga nada y sea tan libre como me merezco. Tan libre que vuelva el miedo a embargarme sólo para motivarme a hacer algo con este vacío que soy yo, a llenarlo de nuevos contenidos, más bonitos, más excitantes, más... no sé, todo eso que quiero ahora y que no me quiero negar. Aunque sea el miedo quien a veces ocupe primero ese vacío en mí.

A inicio de año escribí los dos post que daban inicio a como creía que sería este año. Y no pude estar más en lo cierto. Llenar el silencio con tanto ruido no me ha ayudado en absolutamente nada, y esconderme de este vacío no ha sido nada productivo. Tampoco el creerme esta película y dejar que quien podría ser se opaque.

Quería desahogarme y llorar se ha sentido bien. Adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario es muy importante para nosotros, por favor déjelo después de estos puntos: