12.10.11

Acero.

Para animar a mis 'amigas' no encontré otra forma que insultar a una compañera. (Dime que no fue así, y sabremos que mientes)

Dejarla a un lado y juzgarla fue más fácil para mí que comprenderla y tenderle una mano de ayuda y apoyo. Y para cuando ya no importaba nada más, mi psicóloga me contó que dos días antes esta niña, de tan sólo 14 años (como yo) había tomado el arma de su papá y se había suicidado.

Soy consciente que hoy no puedo hacer nada al respecto, y de remordimientos tampoco puedo vivir, aunque sé que pude haber hecho la diferencia. Pude salirme de la corriente del insulto y el maltrato en el que ella vivía y decirle que no estaba sola. Tantas cosas pude hacer y no hice nada, y sé que ahora ya no valen de nada porque ella ya se fue. ¿Aprendizajes?: Todos.

Que si juzgar e insultar es más fácil, entonces haré lo más sencillo y seré aporte para personas que lo necesiten. La historia de Andrea, en mi vida, no se vuelve a repetir. Tal vez yo sola no la iba a "salvar", pero tampoco habría permitido que se fuera como lo hizo. 

¿Te permitirías dejar ir a una 'Andrea' de tu vida?

1 comentario:

Su comentario es muy importante para nosotros, por favor déjelo después de estos puntos: