28.12.12

D'esas cosas pa' recordar.


"Ahora te digo que recuerdo tus besos,
el sabor de ellos, lo que trasmiten y lo que me hacen sentir...
 esas incontrolables ganas de deborarte los labios,
y derretirme en tu lengua.
Se eriza mi piel,
mi dermis recibe atenta las señales de mis terminaciones nerviosas,
las que reaccionan en pro del hermoso y digno recuerdo
que fui participé."

chocolatico, estrella y astro magnifico de mi pequeño y denso universo, sabías que los seres necesitan agua, aire y voluntad para vivir? sabías que yo necesito algo mas y eso me hace un ser aun más vanidoso, y es a tí, si a tí. Descubri que le temo a las vueltas fisico cuanticas de los quars, a la relatividad fisica de einstein y a las chicualarquinas de los artropodos! ves esos son mis miedos, y con esto te quiero hacer saber que no temo amarte, no temo a que solo tu llenes los espacios que necesita mi existencia para ser valida y amorosamente placentera… Aquí sola y con soledad mi fiel amiga acompañandome, me doy cuenta de que ella ya no es todo en mi vida, que soy un ser de compañias ausentes y sentimientos plenamente crecientes, llenos de amor sin intenciones fuera su justa razón, y esa razón es amar


Siempre me gustó la manera de escribir de Sexy, y más cuando pocas veces lo hizo para mí. Que el universo te siga dando todo el amor que te mereces, mujer.

26.12.12

Peleas.

Casi pierdo Francés y una beca por pelear con el profesor. Aprendizajes todos desde que supe que iba a perder me pregunté por todo eso que tenía que aprender y quedó claro: No había porqué pelear.

Llegó el día de las notas y sin más me dijo que perdía. Salí y me angustié, porque si bien no aprendí nada del idioma este semestre, sabía que no me podía dar el lujo de perder una materia, representaba algo así como tener que salir de la universidad.

Hablé con él, I had to. Le dí donde era y él atinó también a decirme algo que no he podido borrar de mi sistema: 

Hay peleas que no se deben pelear, porque aunque uno tenga la razón, siempre va a perder.

Nada optimista, es cierto. Pero el señor, tiene la razón. Y lo que siempre me quedó claro con él es que se me parecía mucho a mi papá. Curiosamente el profesor ese mismo día se iba de vacaciones hasta el 2013 con su familia a Hawaii. Dejarme en la materia no lo detenía en su viaje... y lo mismo pasa con mi papá. Pelear con él no lo afecta en nada, y soy yo la que termina con una gastritis horrible. Mucha rabia.

Hoy es uno de los días que quiero decir, POR ÚLTIMA VEZ, no más peleas con mi papá, porque aunque yo tenga la razón, siempre voy a perder con él. Siempre he perdido. Él no sabe quien soy, qué hago y fácilmente pasa de un te quiero hija a un usted es una puta. Ojalá y estuviera mintiendo yo... pero no.

En fin, ya van años, añooos de escribir que quiero quererlo. Es una batalla que tengo perdida esos mismos años. Lo honro y hasta ahí va. Un karma gigante ese hombre en mi vida, pero hasta aquí van los aprendizajes con él. No puedo. No me rindo. Sólo sé que ya no hay nada porqué luchar. 

19.12.12

Razones

Razones por las que vestirme como niña es una opción mensual (casi trimestral)


  1. Usualmente la ropa de niña no abriga y por ello muero del frío más de lo normal.
  2. Porque la ropa bonita, por alguna razón, requiere el uso de bra. Me fastidia utilizarlo, me fastidiiiiaaa >_<
  3. Me siento muy pasiva 
  4. Porque usualmente el vestirme bien, va acompañado de botas, zapatos de tacón y sus variantes, lo que hace que mi velocidad promedio disminuya sorprendentemente, es decir, camino demasiaaado lento.
  5. Porque el maquillaje es un buen complemento... que olvido que utilizo y a mitad de la noche ya me lo he quitado con las manos por descuidada >_<
  6. Sin embargo, al final viene el desmaquillarse de verdad, cosa que me aburre bastaaaante.
  7. Morbosos, morbosos everywhere!
  8. Porque no sé cómo sentarme. 
  9. Porque muchas mujeres miran para comparar vestuario, y pues, a ver, yo soy la que las mira, no para comparar nada, pero soy yo quien mira. ¡Jodida intimidación!
  10. Porque no sé desvestirme.

17.12.12

Al desayuno.

Le parecía de maricas tener gatos. Aunque el suyo fuera negro y lo llamara Pantera, igual era muy marica para él. Descubrió su magia a los 16 años, cuando su hermana menor tuvo de regalo de cumpleaños un gato blanco, al que llamo Blanco, a secas. El gato le seguía pareciendo para maricas, y más con ese nombre tan estúpido, como siempre le peleaba a su hermana. Siempre le decía que si tuviera un gato morado, lo llamaría Morado, a lo que su hermana le respondía: Los gatos morados no existen. Sin más remedio aceptó al gato blanco de mismo nombre. Todas las mañanas, sin falta, se ubicaba al frente de él en el comedor al desayunar. Al principio le lanzaba pedazos de pan, para alejarlo de su vista (su nombre era una ofenda para él, y nunca supo por qué), pero el gato nunca los aceptó y finalmente su madre lo regaño por dejar montones de pan en el suelo cada que desayunaba. Lo asustó la actitud del gato, el quedarse siempre allí, mirándolo mientras desayunaba, y empezó a hacerlo en su cuarto, excusándose de tener afan para salir. Falló. El gato siguió acompañándolo incluso en su cuarto. Finalmente cedió, a su mamá, que ahora lo regañaba por desayunar en su cuarto, y volvió al comedor, donde otra vez el gato lo esperaba para acompañarlo. Por último tuvo que ceder al gato, que sólo estaba allí, sentado mirándolo calmadamente. Y allí se dio cuenta, era como una lección, silenciosa, sutil. Una lección de calma, de tranquilidad. Pantera lo obtuvo después de entenderlo, de ser cómplice de la paz de Blanco, y no pudo resistir tener uno propio, uno negro, para él, para que no pareciera tan marica. Llámalo Negro, le dijo su hermana, y con calma simplemente dijo, No.

10.12.12

Pizza

Hoy comí Pizza Napolitana porque sí (Fin) y mientras cortaba el tomate, recordé este post del otro blog que tuve y que encaja con lo que siento (Fin) [Tengo sueño y disculparán, tenía 16 años]

Como dijo ese futbolista: "Un sin-sabor amargo"

La primera vez que lloré y quede muda, fue con American Beauty... Aún recuerdo como quedó aplastado el cerebro de Lester Burnham en la pared.
No, esperen. Primero fue por Vincent[él]

En ambas ocasiones lloré en silencio. Sin hacer mucho movimiento. Sólo regale unas lágrimas y ya. No con tanto escándalo como estaba acostumbrada para esos tiempos.

He llorado no sólo por películas, también por cortometrajes, canciones, paisajes...
...Aún no he llorado por una fotografía como lo hizo Bette alguna vez allá en la temporada 1.

Seh lo recuerdo ¿y qué? ... Fue simplemente hermoso.

.
.
.

¿Han llorado porque algo es totalmente mind-blowing?... O sea, ¿del put*s?

Sí no, aún no han vivido del todo.

Sí tengo pinches 16 años y les digo eso.

Es que son esos pequeños (diminutos, tal vez) momentos de tu vida en donde conoces la verdadera felicidad (y ahora que lo digo así, ok, ok no sólo por esas expresiones de arte pueden ser felices, me retracto...) en donde dices "wow, esto -coooño- esto es vida, por eso yo soy yo, por eso vivo aquí"

No sé si me hago entender, igual no importa. Soy sólo yo diciendo algo que desesperadamente quiere salir de su cabeza porque ésta está bajo los efectos de un té.

Sólo digo que son esos momentitos en donde agradeces haber sido infeliz alguna vez, no más porque sabes como se siente ser miserable y luego ser feliz.

¿Díganme si el cambio no es fantástico?

¿Cómo reconoceríamos la felicidad si no hubiera infelicidad?

Es como cuando Meredith Grey por allá en la temporada 1 de Grey's Anatomy [Já, soy bien rara (Já todo pasa en las temporadas 1)] dice al final "¿Por qué me golpeo con un martillo? Porque se siente muy bien cuando dejo de hacerlo" ["Why do I keep hitting myself with a hammer? Because it feels so good when I stop."]

Creo que sin eso, la vida sería tan aburrida. Suicidarse sería lo último en guarachas.
Habría monumentos para los suicidas.

"Los valientes que se atrevieron a terminar con su desgracia, para ellos."

Y los que nos quedamos solo seríamos una bola de pendejos y miedosos que no se matan porque
no saben que pasará luego and we love to play safe.

Pero no, los que nos quedamos, amamos saborear los malos momentos... Porque el sabor dulce de la felicidad vale todo ese sufrimiento.

"Para aquellos que no dejan de golpearse, cuando quieren una mayor recompensa"
.
.
.

Aún así, hay gente que ama sufrir en cantidades absurdas y vivir felices por nanosegundos.

Allá ellos, ¿no?

Digo la felicidad viene en sobrecitos chiquitititititos, agárralos antes de que se acaben. No importa como vengan. (Muy, "la felicidad viene en trocitos", jojo!) No, miento. Así no debería ser. En ese aspecto si soy bien hedonista. No vale la pena tanto sufrimiento por tan poco placer. Y mucho menos un poco de placer a cambio de un mayor sufrimiento... Más bien, todo a su medida. Aprender a equilibrar ambas cosas. E incluso, aprender a valorarlas.



¡Que vivan los malos momentos!

¿Cómo saber si soy feliz, si no he sufrido para lograr serlo?

8.12.12

¿Qué haría usted si se entera que su hermana menor fue su hija en otra reencarnación?


Creo que estás cosas no se deberían publicar aquí, y menos escuchando esa canción jocosa del koreano jocoso este.

30.11.12

Darle la vuelta al mundo

Quiero que sepan que éste ha sido un borrador guardado desde Mayo. Se me eriza la piel desde entonces cada vez que escucho esta canción y siento que debe ser la primera para una nueva edición de mi hablando de nada sobre canciones que me gustan en Súbele el volumen. ¿Recuerdan? Espero que no.

Hoy está de cumpleaños Luna y hoy le dedico este post, esta canción, no sólo porque sea su cumpleaños, sino porque sí. Va para ti.


La Vuelta al Mundo - Calle 13





No me regalen más libros porque no los leo
Lo que he aprendido es porque lo veo
Mientras más pasan los años
Me contradigo cuando pienso
El tiempo no me mueve, yo me muevo con el tiempo

Soy las ganas de vivir, las ganas de cruzar
Las ganas de conocer lo que hay después del mar
Yo espero que mi boca nunca se calle
También espero que las turbinas
De este avión nunca me fallen

No tengo todo calculado, ni mi vida resuelta
Sólo tengo una sonrisa y espero una de vuelta
Yo confío en el destino y en la marejada
Yo no creo en la iglesia pero creo en tu mirada

Tú eres el sol en mi cara cuando me levanta
Yo soy la vida que ya tengo,
Tú eres la vida que me falta
Así que agarra tu maleta, el bulto, los motetes
El equipaje, tu valija, la mochila con todos tus juguetes, y...

Dame la mano vamos a darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo...

La renta, el sueldo, el trabajo en la oficina
Lo cambié por las estrellas y por huertos de harina
Me escapé de la rutina, para pilotear mi viaje
Porque el cubo en el que vivía se convirtió en paisaje

Yo era un objeto esperando a ser ceniza
Un día decidí hacerle caso a la brisa
A irme resbalando detrás de tu camisa
No me convenció nadie, me convenció tu sonrisa

Y me fui tras de ti persiguiendo mi instinto
Si quieres cambio verdadero, pues camina distinto
Voy a escaparme hasta la constelación más cercana
La suerte es mi oxigeno, tus ojos son mi ventana

Quiero correr por siete lagos en un mismo día
Sentir encima de mis muslos el clima de tus nalgas frías
Llegar al tope de la sierra, abrazarme con las nubes
sumergirme bajo el agua y ver como las burbujas suben y...

Dame la mano vamos a darle la vuelta al mundo
darle la vuelta al mundo...

14.11.12

Instrucciones para leer a Borges.

Podría decir que odio a mi profesor de francés. Pero no, odiarlo es mucho para él. El señor no lo puedo configurar en ninguna parte de mi vida y sólo espero que el semestre se acabe pronto, prontito.

Por otra parte, tengo una horrible y extraña atracción por mi profesor de literatura. El tipo no está bueno, y de seguro si le digo a Tata que él me gusta, se me reirá en la cara (yo lo hago conmigo misma) El tipo es un ñoño, esa es su sexyness. Sabe mucho de literatura española y latinoamericana (sabe mucho de mucho, pues) y hace chistes que pocos entienden porque no es el profesor común. Llega con mochilita a la clase, es muy puntual, claro y conciso y sus clases son dinámicas, a pesar de tener temas tan mamertos como el Barroco en Sor Juana Inés de la Cruz.Y no sólo eso, sonríe muy bonito, porque sí, a veces miro es eso, y me da hasta pena pero es bien simpático el tipo, ¿qué puedo hacer yo? Oh no, no tengo fantasías con él, sería muy creepy. De hecho me da mucha pena tenerlo cerca, no vaya a ser que le pregunte muchas cosas y luego le diga: eres sexy porque sabes mucho. Y pues no, antes muerta que pendeja. Gracias.

Y ya. Este semestre es muy aburrido, ha de ser por eso que me fijé en el profesor que habla bonito de Borges y Cortázar.

Ya sé bien que leerás este post. Ya sé bien que te burlarás de mi. Joder.

5.11.12

Qué mierda. Creo que esa no es la manera de empezar la semana. No, no creo, estoy segura que no es la manera.

Si quedaba algo de relación con mi hermano Alejo, sé que hoy la dañé, le dí donde era, y no me quejo, lo disfruté, me saqué esa cosa que tenía guardada. Tal vez sí, soy totalmente consciente que jugué al Rojo-Rojo, y lo disfruté, lo disfruté como cuando comí mi última hamburguesa de carne. Sé que no es bueno, pero era mi último chance.

Rompí una manilla, y creo que ahora doy gracias porque no me rompí la mano. No soy capaz, aunque sé que si tuviera la rabia que tuve hace año, me habría dañado la mano más de lo que lo hice en el 2007, cuando no pude escribir en el colegio por una semana.

Siento que hay muchos cabos sueltos, y como alguna vez pensé, hay mucha luz, por eso se ve toda la mierda, porque hay más luz ahora. Eso pasa ahora en mi familia, todo está saliendo a flote, todo lo que ví alguna vez, hace ya tanto tiempo, lo que empecé a gritar a viva voz y todos ignoraron, porque la revoltosa de la cosa otra vez estaba jodiendo. Ahora no, yo sé que ni me pegan porque resulté ser mujer y el bollo se vuelve más grande si lo hacen "A las mujeres no se les toca ni con el pétalo de una rosa", tan aplicado será eso en mi familia que por eso el sexo es hasta aburrido. * ba dum tss *

No me contuve, no quise, de poder podía, pero le di importancia a seguir gritando. Además, ¿quién putas eres para decirme que eres normal? Ahí es cuando es más notorio lo poco que me conocen, por lo menos sabrían que, junto a Miedo, Normal es una palabra que no soporto. ¿Cómo putas te atreves a decir que sos normal, teniendo el mismo papá que yo? Agh, y cómo amé callarte la boca de normal diciéndote y recordándote las millones de veces que te has querido matar porque tu novia te dejó, porque perdiste tu trabajo o por pendejo, te robaron el portátil. O tus "inexplicables" ataques epilépticos.  Sí, vos fuiste críado por el mismo papá, y vos sos el mismo que utiliza el trago para refugiarse, como ese hombre, nuestro papá. ¿Qué no sabes que sus noches de trago fueron las que me jodieron a mi la vida? Ahí tienes tu normalidad, porque claro, aquí eso, eso ni es novedad, es NORMAL.

Ya, mi cuarto apesta a rabia y peleas. A ganas de golpear, hay un desorden que va más allá de las sábanas en el piso y mi ropa en todo lado, hay un desorden de ideas, de sentimientos y demás. No sé qué hacer, no quiero abandonar este rincón del mundo que me queda, y no quiero quedarme.

* grita *

1.11.12

Noviembre, noviembre.

Me prometí a mi misma que escribiría en este blog todas las semanas al menos una vez per week. Y aquí estoy, frente a la pantalla sin caraja idea de lo que quisiera escribir. Ojalá fuera un post así bien chévere, bien chido, qué sé yo, que los apoye a ustedes a salir de la rutina y decir como: No sé quién es esa lyds, pero la idiota esa me hizo reír. Porque no sé si sepan, pero me gusta hacer reir a la gente. Lo mío no es contar chistes, soy pésima para hacerlo. Jodidamente pésima, yo daño los chistes, yo me río antes de contarlos, si es que siquiera logro recordarlos, porque los olvido muy fácil.

En fin, qué persona habla de chistes y aburre a su público de esta manera, por dios!

Hablaba sobre que no tengo idea de qué escribir aquí. Octubre ha estado bien bueno, muchas cosas, muchos retos, muchos llantos y sonrisas. Me siento muy viva, y una vez más mirar hacia un año atrás me llena de fuerzas porque puedo ver la transformación que he tenido. Es impresionante. Me gusta.

Esta semana ha estado cargada de tantas cosas, como hablar con la Maga, como amigas, como quienes fueron novias alguna vez y se aman absurdamente, pero que saben que hasta ahí fue la cosa y que por ahora, alejarnos no es una opción que queramos tomar. Como discutir con mi papá y hacer click sobre los 19 años que he vivido con él. Descubrir que ha sido él quien me llevó a convertirme en quien pensé alguna vez que era y nunca podría cambiar. Porque tener a mi papá criticándome, (o no tenerlo porque no le importo de verdad) y trasladar eso a toda mi vida, a tal punto de pensar que no sirvo para nada EN NADA de mi vida, que no soy suficiente y nunca lo seré... etc. Toda esa basura que consciente e inconscientemente decidí cargar gracias a mi papá y que por fin me doy la libertad de soltar, porque tengo muchas muchas ganas de volar.

Ay qué post tan inspirador.

Verán, tengo mucho sueño, es tarde ya para mi (no soporto dormirme tarde, quién lo creyera) y sé que tengo mil cosas por hacer. Tanto así será que puse alarma y todo para acordarme de escribir acá... y ha sonado desde las 9pm.

Mi mamá no está hoy en la casa,  y no lo estará por, tal vez siempre, porque hoy se separó de mi papá. Ha sido una semana sabrozonga, pero llegar a la noche y saberme consciente de esto me está dejando en un Standby de querer sentirme una mierda porque amo a mi mamá y la quisiera aquí conmigo, e igual sabiendo que siempre he querido que se vaya porque se merece una vida mejor lejos de mi papá. Anyway, mi señora madre ya se fue, se le nota en la voz que no es fácil, pero qué mujer pa' berraca, porque por fin lo hizo, para ella, para todos nosotros.

Mi gata acaba de subirse sobre mi y la verdad siento que es una invitación a irnos a dormir. Si no es así, igual quiero pensar eso, porque tengo sueño y la semana aún no termina.

12.10.12

Carta abierta a "mi" ginecóloga:


Antes de iniciar, señora Valderrama, quiero que sepa que esta carta es abierta pues creo que si por el camino de este blog aparece una ginecóloga o una futura, espero que tome nota de lo que aquí estaré escribiendo.

Dado que mi citología fue un poco traumática gracias a usted y por seguir disque el sabio consejo del doctor ese que me atendió en enero y me pidió casi escandalizado que debía practicarme uno de esos procedimientos, hago ahora público mi descontento. Descontento por cierto, que demoré en demostrar no porque lo olvidase, sino porque pensé que con el tiempo se me olvidaría aquella experiencia, pero ahora veo, y dado que se supone que el viernes pasado* debí ir por los resultados que no recogí por purísima pereza, volví a recordar y nuevamente como si apenas hubiese salido de ese consultorio con esas horribles ganas de llorar y salir corriendo.

Señora y público en general, quiero que sepa que realmente era mi primera citología, que no le mentí al decirle que era una cuasi virgen y que me metan cosas no es que sea mi plato preferido viniendo de una mujer con cara de rabia y una bata azul aburrido. Créame, y se lo juro con biblia en mano aunque no crea nada de lo escrito allí, que no tenía ni idea de lo que era ese procedimiento y que por idiota tomé pensando que me serviría para otras cosas. También le soy sincera al decirle que aunque sé que de ahora en adelante se supone que debo hacer dicho procedimiento anualmente, seguramente ésta fue mi primera y última vez. Para ello, prometo ser muchísimo más cuidadosa con mi parte íntima y así evitarme otra citología. Confirmaré con los resultados que estoy bien y siempre lo estuve. Y si ha de ser necesario, falsificaré resultados cuando me venga en gana (aunque yo sepa, nunca piden pruebas de citologías en trabajos o algo así)

Quiero que sepa que soy consciente del riesgo en el que me pongo, por aquello de enfermedades y demás, y quiero que el público también en general no se escandalise y piense que practicarse una cosa d’esas es lo peor. Entiendo y tengo clarísimo que es un procedimiento necesario para la salud femenina, pero por mi parte, mis piernas quedan cerradas para ustedes. Sí, también para el público general. Además, tal vez ustedes si atinen a una cita con una buena persona.

También quiero que sepa que amo todo mi cuerpo, señora. Lo amo porque es mío, y es mío porque lo amo, aunque suene clichosudo. Amo mis senos porque no son grandes y molestos, ni muuy pequeños que no se ven. Son míos y son hechos a mi medida, como siempre he dicho. Quiero que entienda que me vale verga que se caían algún día por efectos de la gravedad y que si bien eso suceda o no, allá ellos, que ni tan pesados son como para que se caigan feo. Entienda que no utilizo bra porque me encanta la libertad de estar sin él, porque no hay bra perfecto para mis senos bonitos y que no me gustan porque para mí, son muy incómodos. Señora, es problema suyo si usted tiene los senos grandes y le incomodan, pues a mi no. ¿Ve que son bonitos? A mi no me asuste con que se van a caer y que por eso tengo que utilizar bra. Y no crea que porque le digo que son pequeños y no necesitan bra entonces soy una malagradecida con lo que “el señor” me dio. Ya muy claro dejé en renglones superiores que adoro mis senos, señora, y créame, no sólo yo estoy agradecida con ellos, muchas gracias. No vuelva a pensar ni a expresar cosas que ni he dicho.

Por último, no sea tan hija de puta. Mi experiencia en el consultorio fue 90% traumática gracias a su actitud de culo. Y perdonará usted mis palabras soeces pero ya he esperado bastantes meses para decirlas, decírselas. Su actitud fue de lo peor que he podido ver en atención al cliente, y eso que he tenido pésimos tratos en bancos y puestos de comida rápida, y con eso le digo todo. Señora, si a usted no le gusta su trabajo o nada de lo que hace, ¿acaso es mi culpa, yo la puse en esas, la obligue a trabajar allí? Es cierto que yo pedí la cita, pero no fue con usted, señora, el destino nos unió por algo, pero no porque yo quisiera, eso se lo aseguro.

No espero ninguna respuesta de usted, pero sí espero una mejor atención para las futuras pacientes que tendrá en sus manos, literalmente. Espero por favor que si  todo esto se trata de odio a su trabajo y a todo lo que hace, renuncié a él y a todo, se vaya a vivir al campo y cultive papas. La vida en el campo es bien bonita, señora. Pero si al contrario, todo se dio porque le caí mal, señora, le juro que apenas la vea, saldré corriendo en dirección contraria y le evitaré volverme a ver y no para complacerla, sino porque usted me da miedo. Miedo, le digo. Así que por su salud mental y la mía, no nos volveremos a ver.
Gracias por la atención prestada.

* Escrito en agosto algo.

9.10.12

Me preguntaron cómo vivía, me preguntaron... Somatizando dije, somaaatizando ♪


 RESPIRACIÓN = ASIMILACIÓN DE LA VIDA

      En las enfermedades respiratorias, procede hacerse las siguientes preguntas:
1.                              ¿ Qué me impide respirar?
2.                              ¿Qué es lo que no quiero admitir?
3.                              ¿Qué es lo que no quiero expulsar?
4.                              ¿Con qué no quiero entrar en contacto?
5.                              ¿Tengo miedo de dar un paso en una nueva libertad?



Resfriados y afecciones gripales
      Antes de abandonar el tema de la respiración, examinaremos brevemente los síntomas del resfriado, el cual afecta principalmente a las vías respiratorias. La gripe, al igual que el resfriado, es un proceso inflamatorio agudo, o sea, expresión de la manipulación de un conflicto. Para hacer nuestra interpretación, no queda sino examinar los lugares y las zonas en los que se manifiesta el proceso inflamatorio. Un resfriado siempre se produce en situaciones críticas, cuando uno está hasta las narices o se le hinchan las narices. Tal vez haya quien considere exagerada la expresión de «situación crítica». Naturalmente, no nos referimos a crisis indecisas, las cuales se manifiestan con símbolos de una importancia proporcionada. Al decir «situaciones críticas» nos referimos a aquellas que, no siendo dramáticas, son frecuentes e importantes para la mente, que nos producen sensación de agobio y nos inducen a buscar un motivo legítimo para distanciarnos un poco de una situación que nos exige demasiado. Dado que momentáneamente no estamos dispuestos a reconocer ni la carga que suponen estas «pequeñas» crisis cotidianas ni nuestros deseos de evasión, se produce la somatización: nuestro cuerpo manifiesta ostensiblemente nuestra sensación de estar hasta las narices permitiéndonos alcanzar nuestro inconfesado objetivo, y con la ventaja de que todo el mundo se muestra muy comprensivo, algo impensable si hubiéramos dirimido el conflicto conscientemente. Nuestro resfriado nos permite apartarnos de la situación molesta y pensar un poco más en nosotros mismos. Ahora podemos ejercitar la sensibilidad corporal. (...)
 La nariz está tapada y hace imposible toda comunicación (la respiración es contacto, no se olvide). Con la amenaza: «No te acerques, que estoy resfriado», se saca uno a la gente de delante. Esta actitud defensiva puede reforzarse con estornudos, los cuales convierten la respiración en potente arma defensiva. Incluso la palabra queda disminuida como medio de comunicación, por la irritación de la garganta. Desde luego, no permite enfrascarse en discusiones. La tos de perro denota claramente, por su tono áspero, que el placer de la comunicación se reduce, en el mejor de los casos, a toserle a alguno. (...)
      
      Nosotros tratamos de expulsar una porción de estos problemas en forma de mucosidad purulenta, y cuanta más expulsamos más alivio sentimos. La abundante mucosidad que al principio todo lo obstruía y que congestionó las vías de comunicación debe diluirse a fin de que algo empiece a moverse y a fluir. Por lo tanto, cada resfriado hace que algo vuelva a moverse y marca un pequeño avance en nuestra evolución. La medicina naturista, muy acertadamente, ve en el resfriado un saludable proceso de limpieza por medio del cual se eliminan toxinas del cuerpo; en el plano psíquico, las toxinas representan problemas que también se resuelven y eliminan. Cuerpo y alma salen de la crisis fortalecidos, para esperar la próxima vez que estemos hasta las narices.

Tomado de aquí.

Y pues sí, así se me hace más fácil explicar el porqué de mi ausencia. Creo que lloré hasta parte de mi cerebro en Junio. Pero ya pasó junio y sus enseñanzas queridos compatriotas y no. Y la tos, que soñaba con jubilarse conmigo, decidió partir por la cordillera de esta gran ciudad en agosto. Si supieran lo feliz que me sentí cuando me di cuenta que ya no tosía. Eso es felicidad (y otras tantas cositas). Volví recargada (no de mocos), con ganas de querer y de hacer lo que se me antoje. A eso se debe que este blog ya no sea negro funeral y empiece en negativo. Hoy sí quiero, porque sí y punto. ¿Qué quiero? No sé, cada día es para inventarselo y hoy me invento que me gustan las palomitas que vueltan en este blog, el azulito del fondo y la crespa pelirroja del espejo todas las mañanas :)

¿Quién dice que no? Joder. 

PS: Gracias a quienes ahora me siguen, a quienes me rogaron por volver y se ofrecian desnudas por Skype (mira Clauch que la oferta estaba tentadora y todo)

14.6.12

Sucks.


Random stuff.

No quiero nada, pero lo quiero todo. No tengo ni puta idea que es todo,  por eso no quiero nada, para no tener que andar con mamadas y etc.

Me duele la boca. No mucho, y no creo que sea por la cirugía. Definitivamente no son tanto la ausencia de besos, pero sí de palabras con sentido, con ánimo.

Me aburre todo.

Tengo ansiedad y ganas de vomitar.

Lo quiero abrazar, quiero que no me suelte y que me permita llorar mucho, mucho en sus hombros, que son los únicos que saben estar conmigo siempre.

No tengo explicaciones, es lo que menos tengo. Tengo un mundo de preguntas, de palabras sin decir, que se van dañando en mi garganta, no me pidan explicaciones. Pídanme un beso, un abrazo, una canción, un poema.

Me duele que no me entiendas. Me duele en la médula.

8.6.12

Significado, significante, cannabis.


Se dice que la lengua es un sistema de signos. Para Ferdinand de Saussure el signo lingüístico es la asociación de un concepto o idea de la realidad con una imagen acústica, como la materialización de esta idea.
El signo lingüístico sería como una moneda, que siempre tendrá dos caras, que en este caso, son dos planos. La representación de la relación entre estos dos planos es:

Concepto / imagen acústica = SIGNO

Para Saussure, la imagen acústica no es el sonido material sino la huella psíquica. En términos lingüísticos se reemplaza concepto e imagen acústica por Significado y Significante respectivamente, quedando así:

Significado / Significante = SIGNO

Escríbiré un ejemplo, del signo lingüístico PERRO, sería algo así:

concepto de perro / /ɾo/ = PERRO

Como estudiante de lingüística desde primer semestre esto ha dado vueltas y vueltas en cada cosa que se estudia, incluso en Semiótica. Y hace poco, en mi primera experiencia con marihuana entendí, física (o mentalmente, no lo sé) lo que el Sr. Saussure planteaba. De algunas palabras que mi amigo decía tenía perfectamente su Significante, la palabra en sí, pero ni por el carajo tenía su significado, o al contrario, con algunas palabras tenía el significado en la cabeza pero no reconocía su significante. Fue como desfragmentar el signo, la moneda del signo y tener sólo una cara, y eso, eso valió más que los cuatro semestres de lingüística que he tenido. No vengo a decir que deberíamos tener esa experiencia en clase para dejarlo más claro, pero algo entendí: Saussure se drogó para entender esta vaina, ¿cómo más se le ocurriría? 
                                               

24.5.12

Todo el tiempo.

Texto: Jhon Jairo Pinzón y Lyds.


Darío. Lenguas extranjeras IV semestre.



Iván. Lenguas extranjeras. III semestre.



Lyds. Lenguas extranjeras. IV semestre

No tengo palabras para explicar lo que se sintió provocar que más de 15 personas, dentro de la cafetería de universidad se quitaran sus camisetas, desnudaran su torso y se dejaran "tatuar" con el nombre de nuestro colectivo Orgía del conocimiento. No tengo palabras para tener por fin, el tan jodido grupo que siempre quise para discutir sobre sexo y sexualidad. 

20.5.12

That was two (five) years ago this May ♪♪

Hoy recordé que en el 2OO7, el 2O de mayo también fue un domingo y que el 21 fue lunes festivo. Me acordé no porque mi memoria sirva para acordarme de esas mamadas, pues. Me acordé porque ese lunes festivo de ese año amanecí con novia y sintiéndome gay. Y borracha, tenía resaca y todas esas jodas también. Revisé mi antiguo blog (en donde ustedes sí comentaban, morbosos voyeristas) y me encontré con una entrada que viene con dedicatoria y toda la cosa. 

Escrito el 31 de mayo de 2O1O titulado: That was two (three) years ago this May ♪♪


20 de Mayo 2007, Los quince años de una amiga (aaaah mugrosa tradición, excelente excusa para tener alcohol)

Mucho baile, muchos "coctelitos que no embriagan pero saben una delicia" (sí, cómo no) y muchos besos que se daban una amiga y su novio. Se veía tan rico que me daban ganas de meterme en el medio, pero me dí cuenta que sería incómodo que me besaran los oídos así que desistí de esa idea.

Resultamos, el pequeño grupo de amigos de la quinceañera, con una botella de Ginebra. Los que nunca han probado ginebra, es como probar alcohol ese que venden el las farmacias, pero como más dulce. O qué sé yo, yo ya estaba ida, tan ida que me la pase diciéndole a una amiga: "mariiiiiiiiiiiiiica estoy borracha... y es su culpa" A pesar de que ella, lo único que me había dado era una manzana, que me comí cual David Hasselholff devorando una hamburguesa.


21 de Mayo, madrugada.

Remix de canciones, grupito de baile adolescente ridiculizándose en el medio de la pista de baile. Oh sí, Lyds estaba ahí. Tum, de un momento a otro suena Girls de Beastie Boys y me rio. Me rio mucho porque hacía mucho no escuchaba esa canción y me  e n c a n t a, es tan rara que... ay no sé, luego, al final del día esa canción recobra un nuevo significado.

De regreso a mi casa con mi mejor amiga "porque ya es muy tarde y es mejor que te vengas pa' mi casa", y yo que tenía tantas ganas de seguir tomando, me llevo lo que queda de Ginebra para mi casa, so la continuamos con mi amiga en mi alcoba, gritándole al mundo entero (léase, a los vecinos) que "coñooo ella es mi mejor amigaaaaaa y hip.. y sí, eso." Ya me coge el sueño, las palabras ya no hacen conexión y mis ojos se empiezan a cerrar y le digo a mi amiga que se meta YA a la cama porque yo, que apago las luces y nos vamos a dormir o a dormir!... Abajo luces y que empiece la función.

21 de Mayo, por la mañana.

Un puto dolor de cabeza me invade... la cabeza. Una extraña sensación de que "algo" había sucedido en la madrugada también me invade, pero mis recuerdos sólo llegan hasta cuando apagué la luz. 'Besos', es lo primero que me pasa por mi mente... NOOOOOO, no mames, yo no pude haberme besado con ella... ¿o sí? y de pronto. PUM flashbacks, sí besos, pedidas de noviazgo y no sé qué más. OH POR DIOS YO QUÉ HE HECHO. No sé por qué algo me dice que me revise los brazos que ahí están todas las respuestas que necesito. Ni madres. aún así recuerdo haber escrito algo, o firmado algo, ¿pero dónde escribí?  Tengo miedo, pero lo quiero disimular. Mi amiga se despierta y yo, para empezar mi plan "anoche no pasó nada" le empiezo a hablar de mis gatos. La historia a través de los años con los gatos que Lyds ha tenido. Y blah blah blah. Creo que hablé por una hora y no resisto más: 

-Anoche escribimos algo...¿dónde está?
- Pooor fin, pensé que no me ibas a hablar de eso.
- ¿Qué es eso de que debería tener algo escrito en mis brazos?
- jajaja mira, cuando me pediste que fuera tu novia sabías que se te iba a olvidar, o bueno, pensabas que a mí se me iba a olvidar entonces me dijiste que lo escribieramos en un lugar donde lo vieramos apenas nos levantaramos y tu dijiste que en los brazos...
- ... y yo te dije luego que en los brazos no porque si alguien entraba y los veía, nos pillarian.
- Exacto.
- (Cara de WTF???) ¿Dónde están las hojas donde escribimos eso? (empiezo a recobrar la memoria, poco a poco)
- Aquí.

Decían lo siguiente:

Hoy 21 de mayo Lyds me ha pedido que sea su novia y yo le dije que sí 
y fima por aquí, firma por allá. 
(letra de borracha, porque sí, yo no era la única. Y sí, decía más... pero ya pasaron 3 años, no recuerdooo bien U_U) 

De nuevo, la canción de los Beastie Boys vuelve a mi cabeza. Girls, all I really want is girls. And in the morning it's girls 'cause in the evening it's girls.



En fin, me tomaron varios días para darme cuenta que el trago sólo había sacado esas ganas de estar con una mujer, esas ganas que tenía desde que era pequeña. Y también me tomó hasta el 9 de Junio de ese mismo año volver a besar a quien era mi novia, pues antes la pena me estaba carcomiendo. Sí, tenía miedo de besar a mi novia. La pequeña Lyds de 14 años que tenía esos mismos años anhelando besar a una mujer, tenía miedo de besar a la que era su novia. Si no hubiese sido porque ella me forzó (de una forma muy bonita) cuando me apagó el monitor y  las luces, yo no habría vuelto a besar a ninguna mujer.

Y ahora, no hay quien me pare jajajajaja.

Mujeres, ustedes besan delicioso muy bien. He dicho.

Dedicado a Pez, que ha dado su primer beso lésbico.


15.5.12

Por favor

En serio, no me pidan entender a mi papá. No me pidan entender a ese señor que se atreve a decir que "ese tipo se lo merecía, bien hecho" refiriéndose al ex-ministro que jodieron en el atentado con la bomba hoy, muy cerca de mi U.

No puedo dejar de pensar que ahí, en ese momento, cuando sonó esa bomba y la profesora explicaba por qué una proposición verbal atributiva podía jugar a ser clasificativa o calificativa, ahí en ese momento unas personas dejaran este plano terrenal. Creo que por joder a ese "man" que "se lo merecía" no es justo que las familias, o quién sea que haya amado a esas personas que ahora no están, tengan que aguantarse su ausencia. No, no tengo ningún rollo con los que murieron, porque ya, ya se fueron y sé que deben de estar mejor. Pero no es justo que quienes hayan quedado con ese "Te quiero", "Te amo" y "Perdón" en sus labios ahora no lo puedan pronunciar con esa persona al frente. Tal vez una enseñanza, una muy fuerte para esas personas. Sólo no me parece justo.

Y no, no me pidan entender a mi papá que cree que estuvo bien que por atentar con la vida de ese hombre (sea uno de los involucrados en casos de corrupción en gobierno Uribe) otras personas tengan que darse un estrellón tan feo sobre la importancia de ciertas personas en su vida. Y el miedo, jugar con el miedo de muchos de nosotros. No es justo y mi papá... no me pidan entenderlo, para mí es mucho, casi siempre, porque me duele que me recuerde que hay muchos como él en este mundo, que en casa estarán pensando lo mismo o tal vez algo peor.


14.5.12

Nueve. Y porque a veces es bueno cerrar con un número impar.


"Cerró los ojos en la fusión total, rehuyendo las sensaciones de afuera, la luz crepuscular... Al abrir los ojos (tal vez gritaba ya) vio que se habían separado. Ahora sí gritó"
Lejana. Julio Cortázar.

9

Su piel picaba de nuevo, bajo esa comezón de cambio de piel. No sentía dolor, pero le incomodaba, se la quería arrancar, necesitaba hacerlo. Le dio miedo que fuera tan literal como lo estaba sintiendo, y quiso verse todo el cuerpo. Aunque estuviera tarde y ya quisiera descansar el lunes más bizarro de su vida, quería saber si debía o no quitarse la piel para aliviar la comezón.

Fue al baño, para mirar si en su pecho había marca alguna de cambio de piel. No sabía muy bien como lo hacían las serpientes, pero en algún lugar de su cuerpo se tiene que ver cuando empieza a caer. Se acercó al espejo y se revisó el pecho. No tenía nada, ni marcas, ni colores, ni nada. Su piel color canela y nada más. Pero no fue eso lo que la impresionó, la conversación con su madre había hecho que olvidara por completo que hoy en la mañana, había perdido el reflejo y que ahora, no sabe cuántas horas después, pudiera verse el pecho sin ningún problema.

Se alejó del espejo asustada, como lo hizo en la mañana y una vez más revisó el espejo con sus manos. Su reflejo estaba ahí, o lo que ella creía que era su reflejo. Había algo diferente, se recorrió el cuerpo como se lo permitía el espejo y trataba de reconocerse. Reconocía la piel, la ropa, pero la cara, los ojos, parecían otros. No dudó en tocarlos con las manos. Realmente los reconocía, pero había algo diferente en la mujer que ahora tenía al frente.

La miró a los ojos fijamente, buscando alguna respuesta que esa extraña boca se negaba a regalarle. La miró prácticamente sin parpadear, tenía miedo de perder la imagen, tenía miedo de empezar a reconocerse y ver de nuevo a la misma Alejandra.  El reflejo es tan fuerte que seduce, atrae y mata. Hace que ella muera ahogada en su propia imagen reflejada porque hay algo totalmente diferente en mí y no sé cómo describirlo. No puedo desprenderme de la imagen que tengo al frente, de reconocerme al ver esto nuevo. De ver la sonrisa, la risa, una piel nueva y hasta voz. Puedo hablar por mí y ser yo. Soy yo que me uno al cuerpo y me siento cómoda, como si fuera nueva la piel que éste tiene. Me sonrío, porque me invade una extraña sensación de felicidad. Lloro. Se siente bien, como aquello que grité anoche, porque no quería más estar encerrada. Y sé que me desaparecí por un rato, y a lo mejor me extrañó, pero debía encontrarme en el cuerpo que quería, en uno que me permitiera hablar por mí y me dejara ser libre.


Yo salí, pero a la anterior imagen tuve que dejarla en el espejo. Tal vez no le haya gustado, no lo sé. No puedo preguntarle porque es ella la que no tiene voz, y su sonrisa a medias y cabeza llena de preguntas sin responder no conocen nada. Yo tengo respuestas y busco las preguntas. Yo tengo el sol tatuado en mis pupilas y mis ganas de morder el mundo cada vez que salgo a él. Si supieran lo bien que se siente salir, amarían encerrar su otra imagen. Yo lo hice, y ese miedo tibio que se había apoderado un poco de ella empieza a salir ahora con esa sensación de la garganta, sale con lágrimas. Lágrimas cálidas que vienen muy de adentro y salen con el deseo de no volver. No las quiero. Ya estoy afuera.

"Mi cara estaba pegada al vidrio del acuario, mis ojos trataban una vez más de penetrar el misterio de esos ojos de oro sin iris y sin pupila... sin transición, sin sorpresa, vi mi cara contra el vidrio en vez del axolotl vi mi cara contra el vidrio, la vi fuera del acuario, la vi del otro lado del vidrio. Entonces mi cara se apartó y comprendí"
Axolotl. Julio Cortázar.

Por ahora.

Le conté a mamá sobre el comentario de mi hermano. No sé, no sé por qué. No porque seamos familia, eso no viene al caso. Sentí esa necesidad de presentar una queja con alguien que podría, podría importarle, sin embargo su rostro inexpresivo me dejó con todas las dudas en la piel. Ni siquiera dudas sobre lo que le conté, la inoportuna pregunta de mi hermano (que ni fue directamente hecha a mi, pero que tuve la desdicha de escuchar). Igual, no estoy sorprendida conozco mis dudas y mis límites. Lo que me asusta es lo mucho que me conozco y cuántos paradigmas giran alrededor de eso que soy. Esa yo que hace y deshace y sabe que siempre hará y deshará (?) porque se conoce pero que no sabe por qué, por qué hará o dejará de hacer de esa manera. Aprendí, entre tanto escarbar y observar, aprendí a dejar de vivir con algunos miedos y culpas. Porque un día, una noche fría, jodidamente fría y con el peso de dos malísimas noches en mi cabeza, y muchas, muchísimas copas de algún vino en mi sistema me prometí no sentir culpa y la quemé. La poca que quedaba entre vino y sueño la quemé en un papel que se fue rápidamente de este lugar para volverse humo que tuve cuidado de no respirar, no fuera que la culpa quemada volviera a mi sistema por medio de mi respiración. Tengo mis miedos aún, esos que me retan a joderme la vida un poquito más día a día (por aquello de no querer una vida fácil, por eso digo joder, espero entiendan)

Me siento en un extraño sueño, no sé si es el exceso de comida en mi ser. Me siento asqueada y sé que es del mundo. Hoy me levanté con ese sabor y sí, quisiera culpar a los residuos de sangre que tengo por la cirugía, pero es que este sabor a hierro va más allá de la sangre que a veces sale (o qué sé yo, en otra vida seré odontóloga), pero no, no puedo culpar eso, este sabor amargo que no me deja en paz y me produce asco de todo lo que estoy viendo. Sorpresa, es como si tuviera sinestesia de la mala, que cada acto que veo en la calle produjera en mi boca un sabor, y que lastimosamente en la calle no se vean cosas bonitas. Ni se escuchen. Que me obligue a cantar en un bus porque me estresa la voz de la mujer que habla al lado mío y me produce un sabor asqueroso que no puedo pasar, porque ya no tengo nada que beber en mi maleta.

No sé, hoy quiero escribir y las palabras salen como se les da la gana, al parecer. Yo las quiero dejar salir y ojalá pudiera entender algo. Tal vez me siento igual de perdida a usted y eso, al menos, nos hace juntarnos en nuestra ignorancia para hacernos compañía. Me gusta, ya estoy cansada de estar sola. Por ahora.

13.5.12

Poco se sabe

Yo no sabía que
no tenerte podía ser dulce como
nombrarte para que vengas aunque
no vengas y no haya sino
tu ausencia tan
dura como el golpe que
me di en la cara pensando en vos.

Juan Gelman.
Que mi hermano esté preguntando por las personas que me he comido...


Joder, ¿dónde carajos quedó... no sé, eso que se perdió, eso de humanidad que él tenía, que SUPONGO, él tenía?

Me quiero ir de esta casa, lejos, muy lejos de él... Momento, yo todavía tengo garantizados años de vida en el techo paternal. ¿Y si te vas, hermanito indeseable? ¿Sí?



7.5.12

En este viaje estoy sola, sólo tengo su voz y su mano para decirme que deje los prejuicios, que confie y que me deje ir. No tengo más. En este viaje estoy sola, en este viaje estoy sola.


"yo no soy tu maestro, tú eres tu maestro y lo haces re bien" Gracias, F.

Ocho.


8

Lo único que se escuchaba en esa fría cocina era el sonido del vino siendo servido en las copas. Ella no paraba de sonreír, pero no porque tuviera motivos, sino porque era su única forma de aguantar esas ganas de reír. Terminó de servir y volteó para decir lo primero que saliera de su boca, como venía haciendo en toda la mañana, así fuera un absurdo Salud, en brindis al silencio incómodo o a la risa incontrolable.

-No tienes que dar explicaciones. Entiendo- le dijo su mamá.

Ella ignoraba totalmente de qué hablaba su madre, por un momento pensó que a lo mejor en su casa el fenómeno se daba para todos y su mamá también había perdido el reflejo, la sombra y tal vez algo más.

-         No sé qué me dirás ahora, pero estás en toda la libertad de hacerlo, y yo de aceptarlo y escucharlo- le decía su mamá sin apartarle la mirada-. Pueden suceder cosas que aún no entiendas, pero que son inevitables, los gritos anoche lo confirman. Lo que llamaste es muy fuerte.

Si su hija no estaba perdida antes, aquí ya la conversación se le salía de la risa y de las manos. 
-         Gracias por el vino. Brindemos, que ya es hora-, y de un sorbo, el vino en la copa de su madre se acabó.

Era cierto, el vino ayudó a quitar el miedo de la mirada de su madre, pero porque éste estaba viajando ahora por todo el torrente sanguíneo de su hija. Un miedo cálido, un miedo que quería abrigarla y que era suavemente refrescado por el vino rojo.

Terminó su copa de vino y se sirvió para ellas otras dos. Brindaron porque sí y volvieron a tomar. A su mamá ahora la abrigaba un aura de tranquilidad, una tranquilidad que le picaba a su hija en los ojos, porque una imagen como esa asustaba. Nunca habría imaginado ver a su madre de aquella manera. Desde pequeña siempre la recordó con miedo, con odios y muchos sufrimientos. Tal vez por las frecuentes salidas de su padre, por tener que cuidarlas a ella y su hermana o porque simplemente, como le parecía a ella, su madre era un ser de sufrimiento y miedo. Sin embargo, esa noche de lunes su madre parecía otra, como si, en su ausencia, se arrancara el miedo que tenía encima, como si cambiara de piel.

Piel. Recordó su comezón que en todo el día la seguía y se aliviaba un poco al hablar, pero que ahora le picaba más porque su madre había sido quien tomó la voz en la conversación más extraña con ella. Sabía que culpar el vino era una salida muy fácil, en su adolescencia su madre había tomado lo suficiente como para aguantar cinco botellas de vino. Dos copas no le harían daño. Además, sus palabras fueron antes de esas copas. Sus palabras venían de otro lugar.

5.5.12

Drogarme y  hacer caras frente a un espejo como aquel día. Porque sí y porque no.

O3.1O.O9

30.4.12

Siete.


7

A lo lejos su hermana mayor la veía corriendo, llegaban al tiempo a su casa, escenario que se repetía rara vez, pero que ésta sí tenía todo lo raro que se podía imaginar. A diferencia de muchos días, su hermana no llegaba de la mano besándose con el baboso de Carlos –como se atrevía a decirle sin que su hermana se enterara–, tampoco llegaba quemando carros con la mirada y fusilando niños con groserías para que corrieran a los brazos de sus madres. Tampoco iba ignorando al mundo con la música de su iPod a todo volumen y, aunque fuera lunes y ya hubiese sucedido, tampoco llegaba borracha.   No,  su hermana venía corriendo y riendo a carcajadas.

No alcanzó a preguntarle si, por casualidad, tanta felicidad se debía a la marihuana que ella tenía escondida en su cuarto y que siempre debía cambiar de lugar porque ya estaba cansada de que su hermana la buscara y que no compartía, según ella porque la suya sí era medicinal, cuando su hermana la abrazó. Ese incómodo momento duró bastante, lo suficiente para que la menor le dijera a la mayor que no la odiaba a ella por ser quien era, sino por ser quienes sus padres imaginaban, por esa imagen de perfección barata que tenían sobre ella y la cual querían que imitara. Le dijo lo mucho que la admiraba por esas otras cosas que papá y mamá no sabían, como lo de la marihuana, como por esas cosas que la hacen más humana, con errores y montones de defectos, y no una diosa hecha hermana. Y por último le dijo que se callara, que la única que hablaría hoy sería ella y que no le comentara a nadie esta conversación porque no tenía tiempo de darle explicaciones a nadie, que estaba muy ocupada buscándose.

Se acabó el abrazo incómodo y las palabras sueltas. La menor entró, riendo, porque no podía creer lo que acababa de hacer. De decir, que aunque no fuera mucho, el miedo siempre se encargaba de callarla. Entró a casa y buscó comida en el refrigerador. Su mamá parecía no haberse movido en todo el día excepto cuando buscó a su hija en el baño. Seguía en la cocina con su mirada de miedo, algo pensativa, y con lo que parecía ser otra taza de café sin azúcar. Mientras buscaba algo en la nevera encontró un vino rojo y sintió que… que le debía a su mamá una conversación. No sabía sobre qué, pero entendía que el vino ayudaría al menos a quitarle la mirada de miedo a su mamá.

Su madre la seguía aún con aquella mirada, sin producir ningún sonido, ni siquiera cuando la saludó. Se percató del vino rojo y las copas que su hija iba sacando y entendía que eran para ellas dos.

El momento había llegado, y era válido sentir miedo. Su mamá ya lo sabía.

23.4.12

Seis.


6

Terminó su exposición, con la sorpresa de ser escuchada por su profesor, aunque citara textos que él no recomendó. Lo hizo con una confianza tal vez exagerada, pero con ese placer de saber que de eso no iba a morir. De que le quitaran el reflejo ya había sobrevivido, ¿cómo no sobreviviría a una simple exposición? Arrojada al miedo de no saber qué hacer consigo misma, había estado tres años de su vida con un hombre que no amaba, pero al que le entregó todita su vida, a ver si el sí sabía que hacer con ella.

Esa risa explosiva que la estaba invadiendo desde la mañana y que se escondió un poco en el baño tras haber perdido su reflejo, volvió y para quedarse. Reía por todo y compartía con todos. Amaba el azul del cielo iluminado por el amarillo clarito del sol y cómo éste hacia ver de feos a todos sus amigos. Reía con ellos sobre esas historias y compartía  secretos de su noviazgo de mentiras. Ellos le confirmaban las andanzas de Lucía y Carlos, y ella lo reconocía, porque al igual que su madre, también le sentía ese olor a sexo que no era de ella.

No recordaba la última vez que había disfrutado de un momento como ese, sabía que cada que hacía sol, se escondía en la cafetería o en la biblioteca y desde la ventana insultaba el calor y el sol. Seguía riendo y entendía, como si ya lo supiera desde hace tiempo, que necesitaba encontrarse, no sólo a su reflejo, si no a toda ella, para llenar ese vacío que nadie podía llenar.  Esto le pesó en la garganta y se quedó allí por un buen rato. Y cuanto más reía y hablaba con sus amigos, más sentía curiosidad de saber si su reflejo ya había vuelto, igual se sentía muy bien como para que, de tanto reír, su reflejo no volviera a compartir la risa, que perdió por miedosa.

Se excusó con sus amigos y se dirigió a los baños del campus, aunque en el camino se dio cuenta que su viaje era inútil. Tampoco tenía reflejo en las ventanas de los edificios y salones del lugar. Por donde quiera que pasaba no se veía rastro de ella, y en vez de asustarla y de sentir que tal vez alguien más podría darse cuenta de ello, corrió por todo el campus riendo y tratando de buscarse, aunque supiera que aún no era el momento.

El ataque de risa volvió y lo del sabotaje gracioso le sonaba a cosa del pasado. Esas ganas de buscarse una imagen para sí misma, porque para los demás al parecer ya tenía, la animaban a inventarse y reinventarse. A ser otra mujer, a tener otros ojos, otra boca. Nadie le decía que no, y si buscar su libertad había resultado tan simple, buscarse una imagen podría ser más sencillo.

Corría buscándose en todas las ventanas y vidrios que encontraba, a ver qué reflejo podría ser esa tarde de lunes. Y sin embargo con el corazón en la mano deseando nunca encontrarse, para seguir corriendo en libertad.

Corrió hasta llegar a su casa, con cansancio y sin imagen.