26.12.11

Año 11, 12 meses. Parte 2

Y mi cabeza que empezaba a sabotearse cada detallito de la vida, o que, a cualquier costo, me recordara cómo eran las cosas y funcionaban para mí. De botarme esmalte y hasta el mundo encima, sentirme perdida y entrar en el shock del cambio que me propuse en el año. Que el mundo y su ruido se detuvieran una vez más a mis espaldas al querer regalarle mis palabras y que unas de ella me alegraran la existencia. Que el cielo de tenerla me parecía fantasía. Que las luces de mi cuarto iluminaran nuestros rostros y que por primera vez pudiera cuidarle el sueño. De tomar vino caliente y enamorarme un poco más. Un, deux, trois y nos vemos después. Darle la bienvenida al color rojo en mi cabeza y tener de esos días mágicos porque sí. Adiós Abril.

De sentir que me vendía, que dejaba de ser yo cada jueves y desesperarme con tanta hipocresía, que cada lectura nueva me erizara la piel y que mis ganas de psicología golpearan cada vez más fuerte en la ventana. Que sentirlo tan lejos me regalara más oxígeno en cada respiración y que me demostrara que no hay cosa que no pueda hacer sola. Sentir lo que no es venderme con las personas que quiero, aunque nunca me entiendan y crean que juego a no ser apoyo y prefieran alejarse. De perderme sola, perderme en letras, recorrer historias y más historias y que la literatura empiece a tatuarse en mí. Adiós Mayo.

De regalarme un buen final, de extrañarla un chingo, tomar cocktails y seguir extrañándola, necesitándola a mi lado, como si no pudiera respirar sin ella. Como sentir miedo por ello. Sentir miedo por todo y olvidar muchas cosas, de jugar y sentirme la peor persona del mundo, de ocultarme frente al mundo que grita por mí y golpearme por no ser capaz de dar la cara, de esconderme porque no me creo nada de lo que soy capaz de hacer. Que sea fuertemente influenciable y que se me olvide hasta el apellido. Que prefiera perderme en juegos sin sentido, conversaciones absurdas y de vez en cuando sonreír de verdad. Refugiarme en la fugaz lectura de Harry Potter, dejarme llevar por un mundo que no existe y embriagarme con él. De no dormir, de pasar derecho, de sentir que las cuatro de la mañana lo es todo para mí. Que la sigo extrañando y que lo único que puedo explotar con eso es mi creatividad. Que alejarme y embriagarme por una noche se convierte en el plan de una vida, por lo menos por unas horas y que me haya saboteado la felicidad de manera tan grande, y claro de también hacer descubrimientos sobre mí misma, porque sí, cada día es un aprendizaje, aunque de golpes tenga que aprender. De seguir saboteándome, de decorar mi cuarto y sentir que el piso es el mejor lugar para estar, porque mi lugar está abajo y no arriba. De justificarme todas las peores cosas de mí y no arrepentirme, por primera vez en mi vida. Adiós Junio.

De fumar, porque sí, porque no, y porque me quiero joder. De mover la cabeza y gritar como nunca. De bailar, de sentirme conectada por primera vez y reír como loca. De conversaciones sinceras y momentos de locura. De confesiones a media noche que no quiero saber y de películas que me hacen llorar como nunca. De extrañarla, de sentir un peso absurdo, de querer ignorar y una vez más sentir miedo. De revelaciones que incomodan en vez de emocionar y de esperarla, teniéndola tan cerca. De leer Cortázar porque no hay nada mejor que hacer y que Potter todavía me embruje. De enamorarme un poco más, con condiciones tal vez. De sentir que Edith Piaf me canta sobre el 14 de julio y que no hay nadie por quien me cambiaría. De hablar en inglés y ser madreada en español, sólo por amar. Amar como nunca. De sentirte cerca aunque estés lejos y de seguir esperando. De recibir abrazos inesperados y empezar conversaciones importantes en mi vida. De unirme con mi hermano y tenerlo como el angelito de mi vida. De llorar con películas esperadas e inesperadas. De sentir que vuelvo a "la normalidad" y me preparo para comenzar algo nuevo... sin saber que así sería totalmente. Adiós Julio. 

A year ago.

http://meencontraronmuerta.blogspot.com/2011/01/creando-y-creyendo.html

Yes, because it was written a year ago on that white notebook of mine.

24.12.11

A quien interese:

Papito dios, jebús, niño dios (creo que es el mismo que mencioné al principio) o Papá Noel:

Para esta navidad se me antojan muchas cosas, como que la pereza se vaya un poco de mi vida. Sólo un poco, porque creo que cuando estoy de consentida, un poco de ella servirá para el momento.
Quiero que la chispita que me mantiene día a día no se apague y que de hecho encuentre más razones para brillar y ser luz para los que me rodean. Necesito y les pido, a uds, mucho amor. Porque quiero darlo y sentirlo al mil y porque sí. Se me antoja, es navidad y lo puedo pedir.
Quiero fuerza para dejar de sabotearme en la vida. Mucha fuerza. También la valentía para tomar las cosas con responsabilidad y el coraje de dar la cara.
Que el miedo se convierta en un motor para impulsarme a hacer las cosas que valen la pena. 
Un bombillito, porque no quiero perder, una vez más, el foco de mi vida. Y si se me permite, música 24/7, para no parar de bailar, cantar, reir y soñar. Creatividad, letras y mucha poesía, juntas o separadas, no importa. La relación que quiero, conmigo, con mi familia, con mi gente, y claro, con la mujer. 

Y otras tantas cosas que prefiero escribirles en privado. Que gracias.

23.12.11

Lo último que quedó en ese domingo.

Sé que voy a llorar, que me voy a quejar, que me voy a reír.
Sé que en la oscuridad no se puede ver nada si tú no estás aquí.

Duró dos segundos el atardecer, me quemo por dentro el alma y el cuerpo. La sangre está hirviendo.
Me quemo por dentro, el alma y el cuerpo.
Y yo, no puedo estar más así.
Sin alma en el cuerpo, me quemo por dentro.
Me quemo por dentro sin alma en el cuerpo.
Me quemo por dentro.

Yo sé que no vendrá, nadie te va a enseñar lo que es estar así.
Que en esta soledad enfrentar la verdad es casi como huir.

Duró dos segundos el atardecer, me quemo por dentro el alma y el cuerpo. La sangre está hirviendo.

Y yo, no puedo estar más así.


El alma y el cuerpo - Bomba Estéreo. 

Hasta luego.


21.12.11

Sólo por satisfacción.

Espero que entre las sábanas, todos los secretos te los hayan guardado bien. Que la biblia haya estado lo más lejos de tu cómoda (¿o la de él?) y que tus gemidos no hayan despertado al niño Dios.


Y sí, ahora jódete vos también.

18.12.11

17

Y se me ocurre un mundo por escribir, una nueva historia, con nuevos personajes y muchas aventuras. Un mundo diferente, porque inventarlo está en nuestras manos, nadie me dice que no, y si lo hace, qué bien que no lo escuche.

Porque todo a mi alrededor se siente diferente, porque un gracias se queda corto para todo lo que experimento y porque sé que algo grande apenas comienza. Y tengo todo lo que quieras de vida para conocer el Para Qué de lo que pasamos y vivimos. Sólo bastaba un: Para toda la vida

Y sí, se me ocurre escribir la nueva historia, porque vale la pena y más que eso, lo quiero vivir primero.

"...ello sucedía muy dulcemente, como por azar, en medio de otras reflexiones..."

La Aliteratura

Literatura es littérature en francés, y litter es basura, desperdicio en inglés, mientras rature, de nuevo en francés, es tachadura, y lit es lecho, esa cama donde me acuesto a hacer literatura: solamente en español la literatura no significa otra cosa.

Cabrera infante, Guillermo. Exorcismo de esti(l)o. Bogotá: La Oveja Negra, 1987. 253p.

15.12.11

Año 11, 12 meses, parte 1.

Aclaro que esto lo hago porque quiero. Já, obvio, es mi blog.

El año empezó con no haber visto Batman. No, no lo ví, el chocolate sabía (y sabe) mejor. Con una conversación que se dañó y mis inexistentes ganas de dormir. Tomada hasta la media noche y besos deseados. Visitas inesperadas, compra de boletas, noticias que quería y no quería escuchar. Mi hermana enfermándose de nuevo y yo peleando con mi papá. Lágrimas que no quería ver y me movieron. Despedida inesperada y funeral. Ver un dibujo y llorar, en otros brazos. Confesiones  y descubrimiento de sentimientos que, a lo mejor, también habían salido de la ciudad con ella. Recibir cartas que hacían comer rosas cuanto más las leía. Sinceridad que luego fue pateada por el miedo, por el apego, por... no sé aún qué. Adiós Enero.

Luego descubrir que las cosas no cambiarían, y si lo hacía, igual no me iba a importar porque si una llamada hacía más que una visita de 5 horas, estaba condenada a ser feliz en otro lado. Y sí, alejarme porque no podía con eso. Ser yo, aunque fuera lejos. Tomar, aunque no debía y escribir algo que se me salió de las manos. Dejarme llevar por la nada, tener que saldar cuentas que no debía saldar, porque no me correspondía y creer que estaba cargo de todo. Llamadas, sinceridad y el sabor amargo de la distancia. Poemas y más sinceridad, despedidas con besos que saben a un Hasta Siempre y luego sentir un compromiso inexistente. Adiós Febrero.

Necesidad. Ganas de gritar, de ser, de... lo que sea. Concierto, momentos y cumpleaños. Que el estómago se expresara con mariposas cada vez que recibía una llamada y pronunciar una palabra que nunca pensé, diría. Caminar y caminar porque la soledad te lo pedía y quedarte en casa pensando y pensando. Salir para confirmar que lo eres todo cuando quisieras ser su nada, cuando en tu cabeza no hay nadie más. Y que pam, ese día sea tu todo, por fin, aunque esté a un millón de pasos de distancia. Comer queso para seguir pensando y hablar de la nada con quien sea. Comer pie y seguir la rutina, ahora con documento que dice: eres mayor de edad y eres arrestable. Fotos que se tomaron y todavía preguntas qué te hicieron para que fueran enviadas con todas esas palabras que tanto me gusta decir. Celebrar un cumpleaños a distancia y amar cada día más el volleyball. Inventarte la pijama del pasado y creerte el cuento de la docencia. Sentir el cambio en tu pecho, en tu mente, en todo, sentir un shock y mucho miedo. Aplazarlo todo por falta de ganas, de impulsos, porque el papel de víctima era mejor. Adiós Marzo.

8.12.11