4.9.16

Ridícula.

Hoy tengo la oportunidad de escribir algo nuevo en esta historia, en ésta que decidí vivir. Odio cuando los acostumbrados "no sé" se atraviesan y me sabotean. (Aunque, ¿a quién engaño?, soy yo quien los dice, soy yo quien se sabotea. No sé por qué juego a culpar a algo externo) Y ves, se atravesó otro "no sé" en esa parte.

Siento miedo y no lo reconozco muy bien. ¿miedo de qué, a qué, con qué, por quién, por qué?

Siento miedo, mucho miedo y sólo sé que es ese miedo que me paraliza. También sé que estando así no tengo nada nuevo que ofrecer. Nada.

Me siento ridícula en este parque, en pijama y con la bicicleta al lado preguntándome qué carajos voy a hacer, quién carajos voy a ser. ¿Esto es lo mejor que tengo que ofrecer? Este desorden de ideas, esta confusión, esto que soy en este momento.

Quisiera decir: esto soy yo, tómalo o déjalo. Pero el miedo es tan fuerte que sé que pareciera que no tengo nada nuevo que ofrecerte y que si te digo que lo puedes dejar, lo harás.

Ven, ¿y si me dejas? Igual puede que me este pudriendo por dentro, quedarte acá sólo te dará náuseas y malestar.  Ven, ¿y si me voy?

Sigo sin saber qué sería mejor y odio que de todas las opciones del mundo sólo se me ocurran esas dos. Que falta de creatividad para construir algo nuevo, pero eso sí, me sobran las posibilidades para sabotearme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario es muy importante para nosotros, por favor déjelo después de estos puntos: