1.5.13

Eso me acuerda:


la última vez que mi papá me golpeó (y por decir la primera, sin incluir los golpes infantiles) lloré un chingo y lo odié otro. No pude dormir y escuché Julieta Venegas (muy sentimental yo, pues) Y la canción esta de Sería Feliz, recuerdo tanto que dije bien fuerte Ojalá mi papá estuviera muerto y en ese momento Julieta terminó con seguro así sería feliz

Me siento niña grande al considerar que no necesito eso para ser feliz, pero igual niña, una niña que todavía está bien, bieeen herida por dentro y que le guarda ese odio a su papá porque ella creció idealizándolo y haciéndolo perfecto. Sé que no lo es, y que no puedo vivir toda mi vida en resentimiento porque él no es lo que yo quisiera. Así como no quiero ni espero llenar nunca sus expectativas ¿por qué habría él de llenar las mías? Es injusto, y más aún que todavía esté mi niña interior jodidamente herida y yo no he hecho nada al respecto. Eso me duele más.

Un post bonito y reflexivo para no llenarme de rabia, pues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario es muy importante para nosotros, por favor déjelo después de estos puntos: